¿Alguna vez soñaste con que te paguen por ver series? Mara y Analía, maquineras de Palermo Hollywood y creadoras de True Subtitles, cumplen ese sueño a diario. ¡Conocé cómo es el mundo del subtitulado en la siguiente nota!

¿Cómo surgió la idea de crear True Subtitles?

Surgió hace muchos años. Tras trabajar en distribución de cine y licencias en el mundo del entretenimiento y el cine, Mara, nuestra socia fundadora, trabajó en una empresa de doblaje local y luego en una empresa de subtitulado estadounidense que se instaló en Argentina. Al poco tiempo, en 2005, se independizó y formó su propio equipo de subtituladores y traductores, capacitándolos en diversos aspectos de la disciplina. En 2008 Analía, Licenciada en Administración de Empresas y Magister en Finanzas, se asoció para darle más forma de empresa al emprendimiento de Mara.

De principio a fin: ¿cómo es el proceso de subtitulado?

Se trabaja a partir del video que manda el cliente. Con la ayuda de un software especial (que puede ser freeware o profesional), se le “dice” al programa en qué cuadro exacto del video debe aparecer el subtítulo y en qué cuadro debe desaparecer. Al mismo tiempo se traduce el dialogo o se lo transcribe textual, según si el cliente necesita subtítulos a otro idioma o una transcripción al mismo idioma. Una vez terminado todo el trabajo (que puede tomar unas 16-20 horas para subtitular una película de una hora y media de un idioma a otro), se guarda el trabajo en uno de varios formatos, que son siempre archivos muy pequeños que contienen los tiempos de entrada y salida de cada subtítulo y su texto correspondiente. Este archivo se manda al cliente. En ciertas ocasiones, también generamos un video nuevo con los subtítulos “pegados” (quemados), generalmente cuando se los va a usar para publicar en redes sociales o cuando son videos institucionales o promocionales.

Si tuvieran que elegir el trabajo que más les gustó hacer ¿Cuál sería?

Hace unos años recibimos un lote de unos 60 episodios de series y documentales de BBC que incluían temporadas de Dr. Who, Sherlock, Luther, Top Gear, Wallander, y varios títulos más. Nuestros subtituladores nos los sacaban de las manos porque les parecía re interesante la temática o porque les encantaba decir que habían subtitulado esas series tan icónicas para Netflix. Mara se encargó personalmente de revisar los subtítulos de Sherlock, que es su serie preferida.

¿Qué planes tienen a futuro para la empresa?

Esperamos poder continuar creciendo y expandirnos pronto, continuando los esfuerzos para internacionalizar nuestro trabajo y exportarlo a otros países.

¿De qué se tratan los cursos que ofrecen? ¿A quiénes van dirigidos?

Dictamos varios cursos diferentes. Dentro de los cursos de subtitulado dictamos cursos para principiantes sobre el uso de diferentes softwares, otros más avanzados de softwares profesionales y cursos de closed captions (subtítulos para sordos). También dictamos cursos de traducción audiovisual, y de español neutro para subtitulado y doblaje, que son talleres de técnicas para traducir subtítulos o guiones de doblaje y aprender qué terminología usar para que se entienda en toda América Latina.

Muchos de estos talleres están abiertos al público en general y otros son más específicos para traductores. Para hacer subtítulos sin traducirlos no hacen falta estudios específicos ni títulos universitarios, lo cual resulta muy atractivo para gente de todos los ámbitos. Tenemos desde estudiantes secundarios hasta azafatas, profesores y amas de casa que hacen este trabajo de forma freelance cuando tienen tiempo y ganas.

True Subtitles viaja a Europa este mes. ¿Qué van a hacer allá?

Vamos a IBC, una feria de medios de comunicación audiovisual y medios del entretenimiento en Amsterdam. Después nos vamos una semana a Londres a visitar clientes y potenciales clientes, y unos días a Poznan, Polonia, a una conferencia de traducción audiovisual que se llama Intermedia Conference.

¿Por qué eligen un espacio de cowork como La Maquinita?

Las salas de La Maquinita tienen las comodidades que necesitamos: como cada alumno debe concurrir con su propia notebook, nos resulta indispensable que las mesas tengan enchufes cómodos disponibles para cada uno. La pantalla para que se vea bien grande lo que queremos mostrar nos ayuda a avanza más rápido con los cursos. Y la ubicación geográfica es ideal porque queda en un lugar neurálgico de la ciudad, al que todos pueden acercarse sin problemas.

 

¡Gracias por ser parte de la comunidad maquinera!