Entrevistamos a Nacho Bottinelli, maquinero de Vicente López y emprendedor del entretenimiento: es coordinador general de Falsa Boda, parte de la productora de eventos creativos Trineo, y una de las cabezas detrás de las entradas con chip del Lollapalooza. ¡Conocelo!

¿Qué es lo que más te inspira de emprender en entretenimiento?

La posibilidad de crear cosas que prácticamente no tienen límite. También me inspira el contexto de incertidumbre constante: a medida que se acerca la fecha hay como una ansiedad y una locura general muy adrenalínica, porque los problemas a resolver crecen exponencialmente. Cuando terminás el evento y ves que salió todo bien, la satisfacción es tremenda.

¿Cómo funciona Falsa Boda?

Comprás tu entrada, elegís un rol para participar del "falso casamiento" (como, por ejemplo, familiar de la novia) y asistís con tus amigos/as a la fiesta. El formato es similar al de una boda a la que vas a divertirte con amigos y ser parte del show.

¿Quiénes son sus creadores? ¿Cómo surgió la idea?

En 2013 un grupo de amigos de La Plata se encontró debatiendo por qué hoy la gente ya no se casa tanto como antes, y ahí surgió la idea de hacer una réplica de una boda, ya que son de las fiestas más divertidas que hay.

¿Consideran cada falsa boda una obra de teatro? ¿Hay un guión, un director?

Hay una obra de teatro adentro de la fiesta, con su respectivo guión, y detrás hay involucrada una compañía teatral. También tenemos a Lucía Mundstock, que es nuestra directora y productora artística.

Estamos trabajando en que Falsa Boda sea una experiencia más similar a una obra de teatro experimental que a una fiesta. Para esto, necesitamos mantenernos fiel al guión para mejorarlo show a show.

¿Qué es lo que más te inspira de Falsa Boda?

Es un proyecto que naturalmente llama mucho la atención de la gente (y de los medios). La filosofía detrás de Falsa Boda es la libertad, vivir el momento, y no limitarse a los paradigmas socioculturales impuestos (como casarse, por ejemplo) para realmente divertirse y disfrutar. Esa onda es la que curtimos entre todos con el equipo de laburo en el día a día. No es un trabajo fijo de 9 a 18hs de oficina y rutinario, trabajamos todos remotamente, muchos viajamos y estamos en distintos lugares del país o del mundo. ¡Hasta la filosofía de vida con respecto al amor libre! Los que lideramos el proyecto intentamos vivir en el día a día y transmitir eso en el producto que hacemos.

Con todo el despliegue que tiene cada Falsa Boda, ¿Resulta rentable como negocio?

Si, es un negocio rentable. Las producciones propias (hoy tenemos dos: en Buenos Aires y La Plata) y también las licencias en otras ciudades, que ya se hicieron más de 37 ediciones entre Montevideo, Santiago de Chile, Rosario, Córdoba, Mendoza, Mar Del Plata, Santa Fe, Neuquén y Posadas.

¿Qué planes tienen a futuro para Falsa Boda?

Seguir con la expansión de licencias a co-productores en el interior de Argentina y el resto de Sudamérica para principios de 2018 y USA y México a finales de 2018. A nivel producto: continuar evolucionando en la producción artística, la calidad del show y la experiencia del público durante el evento.

Cuando entraste a La Maquinita estabas al frente de Passto. ¿Qué hacían?

Passto era una empresa que desarrollaba software para entretenimiento. Nuestro principal producto era un software as a service con el que hacíamos marketing, ticketing/acceso y control de ingreso a shows de gran escala, como por ejemplo el Lollapalooza. Como dato de color, fuimos nosotros quienes desarrollamos lo de la pulserita con el chip, antes las entradas eran de papel.

Y hoy con Trineo, ¿qué tipo de eventos desarrollan?

Trineo es una productora de Eventos Creativos. Además de Falsa Boda hay varios otros andando: Festival Consciente (sustentabilidad y ecología), Hakuna (un antidomingo), Salón Argentino de Bodegas (una feria de vinos) y Amo ese Cóctel (un after office itinerante). También hicimos en 2016/2017 la fiesta de fin de año de Google Argentina, nos contrataron para la producción gracias a la exposición que tuvimos con Falsa Boda.

¿Por qué elegís un espacio de coworking como La Maquinita?

Porque me da agilidad y una estructura de costos liviana. Me permite ser versátil a la hora de moverme en la ciudad o en otras ciudades usando las diferentes sedes de La Maquinita. Y por último, porque el clima de emprendedores dentro de la comunidad agrega un valor distinto a la hora de buscar soluciones, encontrar proveedores o pedir consejos para superar obstáculos.

 

¡Gracias Nacho por formar parte de la comunidad de La Maquinita Co!