Luego de la nota a Tuli Cipriota, co-founder de Funnely, quien pasó “de la startup a la bigcorp” , llega el turno de entrevistar a Lupin Campos, también co-founder de Funnely, quien le dio un volantazo distinto a su carrera: pasó de buscar inversionistas para su startup, a trabajar en 500 Startups Mountain View, un programa de aceleración y venture capital muy reconocido a nivel mundial. En esta nota, Lupin nos muestra otra cara de los múltiples caminos que puede tomar la carrera de un emprendedor. ¡Conocé su historia!

¿Cuál es tu rol en 500 Startups?

Soy entrepreneur in residence y Venture Partner en la sede de Mountain View California, es decir que ayudo durante todo el proceso de los programas de seed: desde el recruiting de startups hasta la relación 1 a 1 con las compañías. Además trabajo como Point of Contact: ayudo a las startups con estrategias, mentoreo y fundraising, entre otras cosas. Tenemos una dinámica muy linda que se llama Brown Bag Talks (por la típica lunchera de papel madera que en EEUU llevan los chicos al colegio): dos veces por semana nos juntamos a almorzar con founders mientras damos una charla de interés para la comunidad. Traemos gente de afuera para que puedan hablar sobre distintos temas como recruiting, fundraising, estrategia, comunicación, entre otros. Es muy enriquecedor lo que se genera, los founders comparten problemas, herramientas y desafíos. Se genera una especie de inteligencia colectiva.

¿Cómo llegaste a trabajar ahi?

Con Funnely pasamos por 500 México en un pre-seed program. Pasé un par de veces por California para hacer fundraising, y siempre por alguna razón terminaba en la oficina de 500. Después entramos al programa de Mountain View, y cuando cerró Funnely nuestra mentora de entonces (quien continuó siendo nuestra advisor) me ofreció entrar a trabajar con ellos. Yo me sentía como en casa en la oficina de 500 Startups, y me parecía un lugar en el que iba a estar bien contenida para hacer la transición que implica dejar de ser founder.

¿Qué aprendizaje de tu experiencia en Funnely te resultó útil para implementar en tu nuevo puesto?

Además de la aceleración de 500 Startups, con Funnely también pasamos por Startup Chile. En la experiencia de ambas aceleradoras, vi muchas empresas triunfar y fracasar, lo cual me fue generando "ojo" para identificar oportunidades: dónde está el founder que quiere crecer, el que aún no está seguro y el que está donde está por moda. Como inversor tenés que encontrar el que la va a luchar hasta último momento. Esa capacidad de lectura de la gente es algo que me dejó mi experiencia con Funnely.

Pasaste de trabajar en una startup, a estar del lado del inversor. ¿Qué visión global te dejó haber conocido “ambos lados del mercado”?

500 es un grupo enorme y aprendés muchas cosas del 'detrás de bambalinas' que como founder no tenés idea. Haber estado de ambos lados te da más cancha y perspicacia a la hora de relacionarte en la parte de fundraising, y por eso también podés guiar mejor a los founders que están pasando por el camino que vos alguna vez pasaste. Siento que si el dia de mañana tengo otra empresa y vuelvo a hacer fundraising, voy a estar parada en otro lugar. Incluso si con Tuli volviéramos a realizar algo juntas sería la combinación ideal: su experiencia del lado corporativo y equipos grandes sumada a mi experiencia con fundraising y los contactos del mundo emprendedor. Sería como antes, pero “con esteroides”.

¿Extrañás algo de la dinámica del coworking?

Se extrañan cosas. Igualmente la oficina de 500 Startups se parece bastante a un coworking, porque cuando vienen todas las empresas a trabajar en los programas de seed se genera esa vibra de sinergia colaborativa. Lo que tiene el coworking, sobre todo si estás solo o en un equipo chico, es que es un poco “elige tu propia aventura”: podés aislarte o salir a interactuar según lo que tengas ganas. Existe una regla no escrita de que si estoy con auriculares y la compu no me vas a interrumpir, pero si estoy en un área común estoy dispuesta a iniciar una conversación. Si querés distender, vas a la cocina y con alguien te vas a encontrar.

¡Gracias Lupin por formar parte de la comunidad de La Maquinita Co!