Nació en Ecuador, apostó por la Argentina y hoy es la community de La Maquinita de Nueva Córdoba. Irene Aguirre destaca la sinergia maquinera como uno de los grandes valores de su comunidad, y como anécdota destacada nos cuenta que su primer día de trabajo en La Maqui arrancó con toda: "no llevaba ni un par de horas en el espacio y cayó el Presidente de la Nación a visitar". ¡Conocé a Ire y, a través de ella, a la comunidad maquinera de Córdoba!

¿Cómo llegaste a La Maquinita?

A la Maqui me trajo la amistad, y eso fue lo que marcó mi camino aquí adentro. Hace unos ocho meses mi gran amiga Cami, quien trabaja en administración en La Maquinita, me llamó para contarme de una búsqueda que estaba abierta. Me pareció más que interesante la propuesta de trabajo y sin dudarlo concreté una entrevista, conocí a Gastón (el manager de la sede) y desde ese momento soy parte del staff de La Maqui en Córdoba.

¿Cómo definirías tu trabajo?

Si tuviera que resumir mi día a día en una palabra, escogería “dinamismo". En La Maqui, ningún día es igual a otro, no sólo por el movimiento de diferentes personas o por las actividades que realizamos, sino por las propias tareas de mi puesto. Un día puedo estar tranquila sentada en mi silla respondiendo mails y comunicando alguna novedad, y al día siguiente me encuentro con un grupo enérgico de quince maquineros jugando un partido de fútbol jabonoso. Es un trabajo que me desafía constantemente, lo cual hace que el venir a trabajar sea siempre algo emocionante. Nunca deja de sorprenderme la posibilidad de aprender y hacer algo nuevo y distinto mientras trabajo.

¿Cuál es tu background?

Soy de Ecuador y hace cinco años que vivo en Córdoba. Estoy terminando mi carrera en Letras Modernas y en este momento estoy atravesando mi tesis. En La Maqui conocí un popurrí de profesionales, muchos de ellos del marketing digital, y en una de las tantas charlas que tenemos aquí, nació la idea que estoy desarrollando para mi tesis: el feminismo en las redes sociales. Busco hacer un análisis discursivo sobre las víctimas de femicidio y su figura en las redes sociales, teniendo en cuenta el avance de la tecnología y su influencia en la sociedad. Me parece una manera pertinente de abordar una problemática tan latente como la violencia de género.

Si tuvieras que elegir una de todas las actividades que organizaste en La Maqui: ¿Cuál sería? ¿Por qué?

Creo que mi favorita fue el Acoustic Jam Sessions de este verano, que es un claro reflejo de la esencia de la comunidad de Córdoba: siempre dispuestos a pasarla bien, entregando todo, compartiendo ese momento de after integrando a todo el tímido nuevo o solitario ser que asoma para ver de qué se trata esto.

También estuvo muy bueno el Me to We de Lucas Emma, CEO de Postcron. Se tituló “New Kids on the Blockchain” y en esta charla Lucas explicó por qué las criptomonedas están revolucionando el sistema económico y el mundo de los negocios. Fue muy interesante porque hubo maquineros de rubros variados, desde una abogada hasta un contador y gente de marketing, lo cual aportó muchas perspectivas distintas. Esta charla en particular se extendió 30 minutos más de lo planeado, y en los días siguientes las palabras “bitcoin” y “blockchain” siguieron rondando los espacios comunes de la Maqui.

¿Alguna anécdota que quieras compartir con nosotros?

Imagínate que en mi primer día de trabajo tuvimos la sorpresiva visita de Mauricio Macri al espacio. ¡Tremenda bienvenida!

¿Cómo ves la movida del coworking en Córdoba? ¿Y a la comunidad maquinera?

En Córdoba sin duda está creciendo mucho la onda del coworking, en este último año han abierto un par. ¡Pero para mí la comunidad maquinera de Córdoba es la mejor! A lo largo de estos meses de trabajo he visto nada más que buena onda y predisposición a la filosofía de trabajo sinérgica. Los cordobeses que forman parte de la comunidad maquinera entienden perfectamente la idea de coworking porque reconocen el valor agregado de ser parte de la comunidad y poder hacer uso de los recursos de networking que ofrecemos.

¿Qué lecciones aprendiste desde tu rol?

Aprendí a tener resiliencia, a adaptarme al medio y a las circunstancias. Siendo communities nos enfrentamos seguido a situaciones que no podemos controlar 100%, ya que a veces las cosas no salen exactamente como las planeamos en nuestra cabeza. Tenemos que aprender a encontrar un equilibrio entre que todo salga perfecto y dejar que el evento o propuesta siga su curso natural una vez comenzada la actividad.

¿Cuáles son para vos las aptitudes que tiene que tener un/a community en La Maquinita?

Creo que las aptitudes más importante son la predisposición y la buena energía, al igual que la proactividad. Las personas son muy perceptivas, más aún cuando compartes un espacio de trabajo cinco días a la semana, y así como tú empiezas a conocer a la gente y a saber sus hábitos y humores, sin duda ellos empiezan a reconocer los tuyos. Por eso me parece importante intentar tener siempre una energía positiva, eso siempre se contagia.

¡Gracias Irene por formar parte de La Maquinita Co!