Los 4Vikings son daneses, rondan los 30 y son los fundadores de CrowdCurity.

Los hermanos Jacob y Christian Hansen, Jakob Storm y Esben Friis-Jensen son oriundos de Copenhagen, Dinamarca, la ciudad que los vio crecer y en la que se formaron en negocios, tecnología e ingeniería. Después de adquirir experiencia profesional en el mundo corporativo y de viajar “lo suficiente”, los 4Vikings decidieron emprender su propio proyecto.

A la hora de definir el concepto de negocio, coincidieron en que la innovación era un ingrediente que no podía faltar en la receta. Y así nació CrowdCurity, un emprendimiento alineado con la tendencia que está en pico en el mundo entrepeneur: el "crowd everything". Muchas personas colaborando para construir un producto. En este caso, la seguridad informática.

Buenos Aires fue la ciudad elegida por este team para darle vida a su start up y apostaron por el coworking como escenario de acción para trabajar.

Hoy, forman parte de la comunidad de La Maquinita. Jacob Hansen, uno de los fundadores, comparte su experiencia.

¿Qué es CrowdCurity?

Fuimos de los pioneros en definir el concepto de CrowdCurity, que es el nombre de nuestra compañía. Esto viene del crowdsourcing, Wikipedia por ejemplo, alguien escribe un artículo y luego cualquiera puede modificarlo. CrowdCurity aplica este modelo a la seguridad informática. Proveemos seguridad, otorgada por otros usuarios (the crowd) a diferentes negocios. Google, Facebook y muchas otras corporaciones online realizan en sus sitios testeos de vulnerabilidad “a recompensa”. Puesto en simple: invitan a testeadores de seguridad de todo el mundo a que intenten hackear sus páginas. Si encuentran una falla, la reportan, y las compañías lo recompensan de acuerdo al nivel de importancia que le den a esa vulnerabilidad. La recompensa oscila entre los 50 y 50.000 dólares, un precio relativamente bajo para que esas empresas pongan a prueba sus sitios. Basados en esta idea surge CrowdCurity, que conecta a empresas que no cuentan con la estructura ni los presupuestos de Google, con testers repartidos en el ciberespacio.

¿En qué momento se encontraron los 4Vikings?

Yo estaba viviendo en Buenos Aires desde el verano de 2012, luego de haber dejado mi empleo en Accenture para meterme de lleno en el desarrollo web asociado a start ups. Fue en Accenture donde a conocí Esben, donde trabajamos juntos en un proyecto de larga escala de SAP. Con mi hermano Christian, que en ese entonces vivía en San Francisco, veníamos pensando en empezar a trabajar en algo propio. Jakob, un amigo de la infancia de Christian, también se sumaba al equipo. Esben estaba adentro del plan, y así se armó el equipo emprendedor. Hará unos seis meses, estando ya en Buenos Aires, lo llamé a mi hermano Christian y le dije: “Ok. ¡Hagámoslo!”

¿Cómo fue que decidieron que Buenos Aires sería la ciudad indicada para emprender?

Yo ya estaba en Buenos Aires y mi hermano en San Francisco. Estábamos entre estas ciudades y finalmente nos decidimos por Buenos Aires. La decisión incluyó motivos prácticos y emocionales. Desde lo práctico, Buenos Aires ofrece todo lo necesario para emprender y a un precio mucho más accesible que San Francisco. El motivo emocional es que yo estaba viviendo acá, ¡y me quería quedar! En un futuro por ahí volvamos a Europa, pero definitivamente Buenos Aires es un gran lugar para emprender.

¿Cuál es su experiencia como coworkers?

Si estás solo en una ciudad, como nosotros lo estábamos cuando llegamos, es mucho más agradable poder compartir tu rutina de trabajo con otra gente. De hecho, estuvimos averiguando para alquilar nuestra propia oficina pero llegamos a la conclusión de que es mucho más copado estar en La Maquinita! Nos gusta la idea de conocer nueva gente, incrementar la red de contactos o poder tomar una cerveza el viernes.

¿Qué le dirías a un emprendedor que está considerando trabajar en cowork space?

¡Qué lo prueben! Es cuestión de agarrar tu laptop y experimentarlo durante unos días. Yo estoy convencido de los beneficios de trabajar en un cowork pero sin dudas es algo muy personal y subjetivo. Creo que lo mejor es probar de qué se trata.

Ahora que están concretando el sueño de tener su propio emprendimiento, ¿Considerarían volver una relación de dependencia?

Lo dudo…Creo que el pasado sirvió muchísimo para adquirir experiencia profesional. No puedo hablar por todos pero creo que coincidimos en lo cool que es erigir tu propia compañía desde cero. Por mi parte, hoy estoy solventando este proyecto con mis ahorros. Supongo que si me quedara sin dinero, consideraría tomar un trabajo en relación de dependencia para ahorrar nuevamente y volver a probar, ¡hasta tener éxito! Pero no lo haría en una corporación. Iría por una start up, definitivamente.

Si querés contactar a Jacob, está en Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.">Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.Twitter: @crowdcurity