El presente es el único tiempo que existe y sin embargo tendemos a vivir con la cabeza en el pasado y en el futuro. ¿Cómo mantenerse aquí y ahora en un mundo tan hiperestimulado? Le hicimos varias preguntas al respecto a Agustina Córdova, founder de Universo Diksha, quien además guía meditaciones en el Innovation Lab  para nuestros maquineros como parte del programa Bienestar MQco. ¡Acá van!

¿Cómo fue tu primer acercamiento a la espiritualidad?

Viene por el lado de mi mamá y mi abuela: nací en una familia en la cual eran parte la meditación, el yoga y la alimentación saludable.

¿Y por qué decidiste ser instructora?

En el año 2014 viajé a India con mi mamá. Fuimos a una Universidad a realizar un retiro personal de 40 días, pero ella tenía la intención de formarse luego para otorgar los cursos en Mendoza (que es de donde somos). No era mi idea quedarme pero terminó sucediendo, vamos a llamarlo “casualidad”...

Tu espacio se llama “Universo Diksha”. ¿A qué se debe ese nombre?

Diksha significa semilla y bendición, y Universo porque el espacio incluye varias cosas: Yoga, Meditación, Astrología, Workshops, cursos, etc. 

¿Cómo creés que puede ayudarte la meditación en el día a día laboral?

La meditación es la herramienta más enorme que conozco para encontrar paz, armonía, creatividad y conexión. Para trabajar bien necesitás estar presente, enfocado, creativo, en conexión y con tus percepciones elevadas; y desde ese lugar podés tomar decisiones inteligentes y manifestar tus intenciones, objetivos, proyectos y sueños.

Crecer no tiene que ser sinónimo de estrés, y esto depende de cómo estén tus percepciones. El “non stop” de la mente necesita ser observado, y para esto la meditación resulta muy útil. En donde está puesta la intención está la manifestación, y esto determina por ejemplo si frente a los desafíos podés encontrar soluciones creativas, o si manifestás problemas y echás culpas en el afuera. Eso depende del estado en el que te encuentres, y lo que hacemos cuando meditamos es volver a un estado de presencia, al famoso “aquí y ahora”. La mente para existir se agarra del pasado o del futuro: meditar es hacerte consciente de todo y entrar en un estado de presencia, calma y atención plena.

Para nuestros emprendedores: ¿Cómo te parece que puede hacerse que convivan la espiritualidad y los deseos materialistas en una misma persona?

No existe tal distancia, es una ilusión de la mente. Tendríamos que repreguntarnos qué es ser espiritual... Mi maestro dice que una persona espiritual es una persona feliz. Qué simple parece así, ¿no? Tenemos que entender el funcionamiento de la mente y las leyes que rigen este Universo, y esto requiere ir a la observación del mundo interno. Ahí ya tenemos el camino bastante ganado. ¡Manifestar abundancia y prosperidad es un acto muy espiritual, de hecho! 

¿Planes a futuro?

Seguir creciendo, siempre. A eso vinimos.

 

¡Gracias Agustina por traer a nuestra comunidad maquinera al tiempo presente!