Nunas Club es un ejemplo de éxito en relación a cómo cambiar el enfoque de tu startup. Arrancó como una suscripción mensual de snacks saludables para particulares, y hoy en día se dedican al 100% a abastecer de opciones saludables a empresas y eventos. Están en La Maquinita desde 2015, y desde adentro pudimos ver cómo llevaron el proceso de pivotar hacia un modelo de negocio más rentable. Charlamos con Ro González, su creadora, y sacamos varios insights para compartir con la comunidad por si alguna empresa maquinera también anda pensando en pivotar su estrategia. 

¿Cómo empezó Nunas?

Nunas arrancó como suscripción para personas particulares: todos los meses te llegaban a tu casa snacks nuevos aprobados por una nutricionista. Empezamos en 2014, cuando recién empezaba toda la movida saludable y casi no existían dietéticas que dieran snacks. Recién empezaban a aparecer algunos snacks artesanales, y quisimos acercárselos a la gente que le interesa lo saludable. Hacíamos ese servicio de filtro y lo entregábamos de manera que se sintiera como un autoregalo todos los meses. 

Lo que fue pasando a lo largo de los años es que cada vez aparecían más empresas que requerían nuestro servicio para sus empleados, y todo se fue dando para que este año decidamos cerrar la parte particular y centrarnos solo en este segmento, que nos encanta. Ahora hacemos servicio de snacks diarios para oficinas, snacks para eventos y gift bags.

Hoy en día trabajamos para 25 empresas. Nuestro servicio se diferencia del mercado porque todos los snacks están evaluados nutricionalmente, y además damos nuestros recipientes para brindar una experiencia premium: palitas, frascos y bowls para servir los snacks sin usar tanto plástico, etc. Además hacemos el seguimiento de ajuste, vemos cómo vienen en cada empresa con las cantidades, que snacks los aburren, cuáles quieren rotar. 

¿Cómo fue el proceso de pivotar la empresa hacia otro segmento? 

La movida saludable es tan amplia que nos costó  un poco decidir hacia dónde ir al principio. Cuando nos metimos en empresas descubrimos que además de rentable es muy divertido, y la verdad que a mí, viniendo de recursos humanos, me resulta muy fácil. Si bien nunca fui vendedora, sé exactamente cómo se manejan los empleados y puedo prever todos los problemas que pueden llegar a tener. En el medio del proceso sentimos que perdimos un poco el foco y recién el año pasado empezamos a ver que trabajar con empresas funcionaba, y que los clientes estaban contentos (¡jamás se dio de baja una empresa!). Nos costaba dar de baja la suscripción pero vimos que el mercado hoy es otro, que hay dietéticas con snacks por todos lados, y así terminamos de tomar la decisión. Se fue dando muy orgánico todo. Además, descubrimos con el tiempo que trabajar para clientes particulares es mucho más trabajoso; coordinar con cada uno el envío, los cambios de dieta, responder mails, y que además una suscripción particular así es lo primero que das de baja cuando estás más atado con los gastos. Para las empresas, en cambio, dar de baja un beneficio no es tan sencillo. Trabajar así nos resulta menos esfuerzo por algo que funciona mucho mejor, y es lindo porque se forman relaciones más estables e íntimas con el cliente, casi siempre tratás con la misma persona, los ves crecer. Muchas de las empresas con las que trabajamos son tech, que son lasque más malcrían a los empleados, y pasa que arrancan siendo 20 personas y de repente crecieron a 200. 

Y desde tu experiencia pivotando, ¿Qué le recomendarías a una startup que está pensando en hacer un cambio de estrategia?

Si hay algo que aprendí es que todo lo que pueda hacerse con pruebas, se tiene que hacer así. No recomiendo nunca hacer un cambio sin probarlo, en el caso de Nunas probando vimos que los números hablaban por sí solos. La primera empresa con la que trabajamos arrancó con nosotros en 2017 y recién en 2019 decidimos dedicarnos full a ese segmento. Ese período “de prueba” fue clave para tomar la decisión de pivotar.

¿Cómo impacta la alimentación sana en el día a día laboral?

Más que nada lo que suma Nunas es tener cosas sanas al alcance. Todo el mundo sabe lo que es sano y lo que no, pero si en la oficina te ofrecen todo el tiempo galletitas con grasa o turrones, los tenés ahí y los comés. Cuando una empresa toma la decisión de ofrecer snacks saludables, la gente los come porque están ahí. 

Comer bien te mantiene más despierto y además estás más lleno consumiendo menos grasas saturadas, menos sodio, menos azúcar. Tenemos frutos secos, cereales, galletas integrales, crackers de semillas, barritas, leches vegetales, jugos sin azúcar agregada… No ofrecemos cosas light porque generalmente no te dan nutrientes, en cambio buscamos que dentro de las calorías que comés puedas consumir algo saciante y que complemente tu alimentación un poco de nutrientes. 

Y por último... ¿Por qué seguís eligiendo La Maquinita después de todos estos años?

Principalmente por la gente que me acompañó en todo este tiempo. Mantengo una relación muy linda con mucha gente, y también trabajo con varios: una chica que hace reclutamiento me ayudó a encontrar a Juli, mi “snack planner” que es una genia, y yo la ayudé a ella a conseguir clientes, otros chicos me hacen los videos para Nunas, otros se coparon en actuar en esos videos… Toda esa buena onda es clave. No se me ocurriría ir a otro lugar y dejar a esa gente, de hecho la Maqui de La Lucila me queda a 5 cuadras y sigo viniendo a Vicente López por eso.

 

¡Gracias Nunas por seguir eligiendo La Maquinita hace tanto tiempo!