Hace poquito inauguramos nuestra Soho House y desde entonces la habita Cloudx, una empresa de desarrollo de software que entró a La Maquinita en 2018 siendo compuesta por 6 personas y que hoy emplea a más de 50. Hablamos con Nahuel Vigna y Johanna Giovanonne, quienes junto a Pablo Romeo e Ivo Ramirez fundaron la empresa, para que nos cuenten un poco más sobre su filosofía laboral y cómo es trabajar desde nuestra flamante Soho House. ¡Conocelos!

¿Qué es Cloudx?

J- Es una empresa disruptiva que busca transformar el modelo tradicional de desarrollo de software sumando gente con mucho expertise, trabajando con tecnologías cutting edge y acelerando los tiempos de desarrollo lidiando con la menor burocracia posible.

N- Un poco el cambio del modelo tradicional del que habla Johy se basa en que nosotros ponemos a los desarrolladores como lo más importante de toda la empresa. Desde hace un par de años para acá creemos que en la industria de la tecnología el developer pasó a ser el rol más importante, y las empresas más tradicionales siguen teniendo un modelo que de a poco va quedando obsoleto. Nuestra idea es crear una compañía formateada desde cero para los tiempos que corren, una era en la que el desarrollador es quien guía las próximas generaciones de productos digitales.

¿Tienen una branch en la Soho House y otra en EEUU?

N- Donde está el talento y donde construimos valor es 100% acá, en Buenos Aires. En EEUU tenemos un socio que se ocupa más de las gestiones comerciales, y Cloud X es una empresa americana, pero somos unas 52 personas trabajando desde la Soho House. 

Casi no tenemos reglas ni normas. Contratamos gente senior, no sólo técnica sino también profesionalmente, y les damos libertad para manejarse como quieran. Eso incluye también la parte de home office: los chicos vienen cuando quieren, y también hay otros que viven lejos y no pueden venir seguido, la idea es darle flexibilidad a todos. Por eso tenemos una oficina linda, para que vengan porque quieren.

¿Hicieron networking desde que están en La Maqui?

N- Justo ahora estamos charlando con compañías de La Maqui que hacen prácticas que, ya que nos dedicamos 100% a ingeniería, no hacemos inhouse (por ejemplo dev ops o UX). Tenemos un partner de UX en EEUU, pero hay varias propuestas locales para clientes argentinos y regionales, y para ese caso trabajar con una empresa de EEUU no sirve por la barrera idiomática, la distancia etc. 

J- Conocimos estas empresas en un Meet Your Neighbor. Yo estaba ahí, anoté los contactos, al tiempito justo necesitamos alguien que haga UX y los contacté.

¿Cómo ven a la movida del coworking en Argentina?

N- Es algo que vino no solo para quedarse sino para seguir creciendo, tanto en el caso de startups como para empresas grandes. Permite que uno se encargue de su negocio y le deje la responsabilidad de la oficina a quienes saben de eso.  Yo vengo de una compañía que le daba mucha importancia a las oficinas e invertía mucha plata y energía en eso. Había reuniones de negocios dedicadas a manejar la oficina, y para nosotros ese tiempo es mejor dedicarlos a otras cosas. Decidir qué estilo necesitamos y a qué espacio de coworking vamos, y después confiar en ellos.

¿Por qué eligieron La Maquinita?

N- Creo que es el mejor de los dos mundos. Tenemos una oficina nuestra que nos genera una identidad importante, y a la vez esta es manejada por gente como la de La Maquinita, que sabe mucho sobre cómo hacer un lugar de trabajo agradable y lindo que la gente disfrute. Nosotros sabemos construir software, y le dejamos la parte de armar una oficina agradable a la gente que sabe.

 J- Yo me recorrí todo Buenos Aires porque soy una obsesiva y La Maqui tiene mucha onda, todo el combo me cerró y por eso lo elegimos. Incluso antes de que surja la Soho House hablé con dos de los founders, Martín y Juanma, y les pregunté cómo podían colaborar con nuestro crecimiento, porque queríamos seguir en la Maqui pero las salas nos estaban quedando chicas. Nos dijeron que iban a buscar un espacio para acompañarnos, y así fue que apareció este espacio, al lado de la Maqui. Yo me enamoré a primera vista, a Nahue también le encantó, estábamos todos contentos y le dimos para adelante. Se alinearon todos los planetas.

 

¡Gracias Cloud X por formar parte de la comunidad de La Maquinita Co!