Inside Studios nace en 2015 con un primer workshop de producción de moda, que luego supo escalar para convertirse en una plataforma y escuela de moda que forma y potencia una nueva generación de líderes especializados en moda. En tiempos de crisis e incertidumbre, para su fundadora, Ash Mateu la clave está en la flexibilidad y adaptación. En esta nota te compartimos su historia en La Maqui, consejos y herramientas para atravesar este contexto.

Contanos tu historia con La Maquinita, ¿cómo acompañó el crecimiento de Inside?  

Llegué a La Maqui de casualidad. Yo era asesora de imagen de celebrities, y ya empezaba a tener muchos seguidores en las redes sociales y veía una oportunidad de negocio que quería monetizar y no sabía bien cómo. Con mi asistente Sofía Busacca, empezamos a pensar qué le podíamos ofrecer a esta audiencia, y armamos un curso de producción de moda. Ambas estudiamos producción, hicimos una lista de todo lo que no habíamos aprendido en la facultad, que había sido más bien teórica: cuánto cobrar, cómo manejarte dentro de una producción, queríamos hacer algo experiencial, que la gente pudiera venir, hacer un verdadero shooting y llevarse el oficio. Lanzamos el curso y se empezó a anotar gente, no paraban de llegar los mails, se anotaron 80 personas y salimos desperadas a buscar un lugar para hacerlo y llegamos a La Maqui.

“La plataforma de La Maquinita me llevó a despegar.”

La plataforma de La Maquinita me llevó a despegar. Ellos me recibieron, me abrazaron como familia y me conectaron con gente y con mis ideas. Martin y Juanma, fundadores de La Maquinita, me hicieron entender que era emprendedora y me hicieron ver un modelo de negocio. Aprendí qué era la escalabilidad de un proyecto, todo porque iba a eventos y charlaba, la gente es muy generosa, me enseñaron la importancia de tener mentores, de compartir información, de darle yo también mi tiempo a alguien desde la comunicación y que alguien me asesorara en tecnología.

Dado el contexto que estamos viviendo, ¿qué desafíos te presentó a nivel profesional y cómo los estás atravesando?

Sentí que me agarraba bastante preparada. En el último viaje grupal que hicimos en Inside a la Fashion Week en New York en febrero, en la última clase con el VP de Esteé Lauder, él nos dice: “En este momento no podemos hablar de otra cosa que no sea el coronavirus”. China, que representa 2/3 del mercado de lujo en el mundo, ya estaba con cuarentena estricta, toda la fabricación y el consumo se paró. En esa clase, salimos de las formas y los colores, y estábamos haciendo lo que a mi más me gusta, que es sacar la moda de ese lugar tan banal y frívolo, y entender que es un negocio, una industria.

De vuelta en Argentina, tenía un tour por el interior dando charlas en shoppings, aunque solo llegué a hacer la primera, porque ya llegaba la pandemia. En esa charla, cuando me preguntan de qué iba a hablar, se sorprendieron porque uno de los temas que elegí fue el coronavirus. No podemos hablar de moda si no hablamos del contexto que estamos atravesando, no podemos hablar de comunicación de moda o desarrollar un proyecto si no entendemos qué está pasando en el mundo. Esa misma tarde, Chiara Ferragni, la influencer de moda más importante del mundo, posteó una foto con un barbijo hablando sobre la situación. Entonces, en algún punto, sentí que me agarraba preparada. Venía con mucha información, estaba muy en tema, me agarró informada y preparada.

 

¿Qué importancia tuvo escuchar a tus clientas y a tu comunidad para adaptarte a los cambios?

Venía planeando escalar Inside, veníamos haciendo ruido en Latinoamérica, desde el año pasado venía planificando los cursos online. Hice unas preguntas en Instagram a mi audiencia y lo primero que me dijeron todas fue asesoramiento de imagen y producción de moda, y dije: no es un momento social para salir a hablar de formas, colores y lo lindo y lo feo. Decidí hacer un curso de diseño de estrategia profesional para enseñar a venderse a sí mismos y a que rompan con los miedos de animarse a hacer sus propios negocios.

“Intenté centrarme en qué necesitaba la gente, y qué podía enseñar yo que fuese aplicable y concreto al contexto actual”

El curso fue un éxito, nunca con un esfuerzo y un equipo tan chico habíamos hecho una diferencia tan grande. Se anotaron 450 personas en la primera semana, y ahí entendí el valor de crear un producto para la necesidad, me senté a pensar de verdad qué necesitaba la gente, hacia dónde quería ir, qué podía aportar. Intenté centrarme en qué necesitaba la gente, y qué podía enseñar yo que fuese aplicable y concreto al contexto actual.

¿Qué te ayudó durante este proceso de adaptación en tiempos de crisis?

Nadie estaba preparado para frenar así, pero creo que también fue la oportunidad para que Inside se convierta en digital, porque yo venía dando muchas vueltas con esto, y si no era por la pandemia, estaba siempre en muchos proyectos y el que mucho abarca poco aprieta.

Lo que hizo la diferencia es la velocidad con la que tomo las decisiones, no le doy muchas vueltas. Puedo hablar con quinientas personas, preguntarles a todos qué opinan, pero al día siguiente tomo la decisión, que también es la facilidad de una startup, donde no tenés una estructura que tiene que adaptarse, con que me adapte yo y baje línea a mi equipo, y conversemos un poco, ya nos da la flexibilidad necesaria.

¿Cuál creés que es el nuevo enfoque de Inside Studios hoy?  

Inside busca ser una plataforma digital que brinda herramientas para construir tus sueños. Primero tenés que saber hacia dónde querés ir y después tenés que adquirir herramientas. Si no sabes dónde estás parado, necesitás un empujón, un mentoreo, una guía, alguien que te ayude como a mí me pasó en La Maquinita. Hay algo de la experiencia maquinera en la que yo realmente me inspiré y lo trasladé a mi negocio que tenía que ver con el vínculo. Por eso la importancia de mis viajes grupales, en los que tengo la oportunidad de dormir con mi cliente durante 15 días y saber cómo piensa, cómo reacciona. En los viajes sentí que me metía adentro de mi consumidor, a entenderlo y vivirlo 360 °.

Busco que Inside sea una plataforma 100% digital. No voy a dejar de hacer cosas experienciales, pero serán reducidas. La verdad es que el alcance que me dio la plataforma digital - el feedback -, me tienen impactada. Estamos desarrollando un foro, una bolsa de trabajo, cursos online y una plataforma de noticias. Mi idea a futuro no es solo hacer crecer Inside desde la comercialización de cursos y viajes sino que empiezo a pensar en un modelo de suscripción donde la educación evolucione a mantenerte actualizado. Siento que hoy es muy importante la actualización constante, y quiero que Inside se convierta en una plataforma referente de contenidos actualizados.

En cuanto a productividad y organización en tu día a día laboral, ¿qué te funciona? ¿cómo organizás tu trabajo remoto?

Me ayudó mucho una frase de un amigo que me dijo: “Esto es como los presos, hay que comer, limpiar y entrenar”. Así que me puse a limpiar mi casa obsesivamente, a entrenar, que es lo que más me calma, me organiza y me ordena. Es muy difícil trabajar en cuarentena, adentro de tu casa te abatatás, todo el mundo está enlentecido, la gente se queda dormida para las calls, yo lo entiendo, realmente es muy difícil. Creo que se revaloriza el rol de ir a otro lugar a trabajar, yo alquilaba La Maqui como oficina porque necesitaba ir a un lugar, concentrarme, ver gente, no podés estar todo el día en tu casa, y cuando tenés una startup estas todo el día en tu casa con tu computadora y tus contactos y tus llamados. Ahora mi vida se convirtió en una call atrás de otro call. La necesidad más grande que tengo hoy es volver a trabajar fuera de mi casa.

En estos tiempos de distanciamiento, ¿cómo mantenés el sentido de comunidad?

Lo que decidimos en el equipo es tener una call todos los días, aunque sea de diez minutos o de cuatro horas porque nos sentamos a trabajar juntos, entender que necesitamos vernos las caras, escucharnos, hacer un chistecito, sentirnos en familia. Me pasa algo muy difícil que es que yo doy una clase para 450 personas y después apago la computadora y estoy sola. Es muy fuerte, no puedo explicar el drenaje de energía que significa para mí. Me parece muy raro esto de estar tanto tiempo solo, y la cantidad de recursos que uno tiene que sacar de su mochila para mantenerse en pie, sobre todo cuando uno es líder, porque tu equipo se guía por tu termómetro. El CEO tiene que cuidar a los suyos como una familia, si mi equipo está mal lo tengo que cuidar, como mi equipo también me consuela a mí. Y entendí que yo tenía que hacer que Inside siguiera en movimiento para que las personas pudieran seguir trabajando y tenía que estar bien emocionalmente para cuidar a mi equipo.

¿Un aprendizaje que te haya dejado este contexto?
Hay que tener mucha flexibilidad, hay que ser blandito como el pasto que, si viene un huracán y una tormenta, se dobla y vuelve, pero si sos rígido como un árbol, en el huracán te quebrás. Hay que intentar ser lo más flexible posible y a la larga crecer en digital sin duda, porque ese es el crecimiento exponencial, o la parte en la que yo apunto a que Inside se convierte en una startup y no en una pyme con proyección.

“Hay que tener mucha flexibilidad, hay que ser blandito como el pasto que, si viene un huracán y una tormenta, se dobla y vuelve, pero si sos rígido como un árbol, en el huracán te quebrás”

Mantenerse informado es muy importante: la información es poder. Mantener la calma, flexibilidad y tener espíritu emprendedor, que tiene que ver con tener capacidad de liderazgo, velocidad en la toma de decisiones, apropiarse de tomar una decisión, animarse a lanzar en una versión 0.1 y después la vas perfeccionando.