Trabajaban en la misma empresa y renunciaron en simultáneo para adentrarse en el mundo emprendedor. Con La Maquinita como escenario, Rubén González Vargas y Christian Vito fundaron Simple Candidate, una plataforma online que permite filtrar candidatos de una búsqueda laboral a través de su personalidad. Cumplido el primer semestre desde su lanzamiento y recién salidos de la aceleradora Incutex, estos ingenieros industriales ‘sub 30’ comparten su visión sobre el emprendedurismo de startups tecnológicas y su experiencia como coworkers.

¿Cómo se conocieron?

RG: ¡Trabajábamos en el mismo lugar, hasta en el mismo piso, pero no nos conocíamos! En 2012 asistí a un startup weekend con un compañero de la maestría. Quedamos en segundo lugar, así que ese lunes en el trabajo todos me felicitaron. Ahí se acerca Chris y me cuenta que él estaba con ganas de emprender algo relacionado a tecnología. 
CV: Yo sabía que quería emprender, pero me faltaba el copiloto. Fuimos a tomar una cerveza y nos propusimos una reunión a la semana siguiente para poner en común ideas. ¡Nos juntamos y teníamos como 30!

¿Qué es Simple Candidate? 
CV: Simple Candidate es una plataforma que te permite evaluar y filtrar candidatos para búsquedas laborales en base a su personalidad.

¿Cómo funciona la herramienta?
RG: Supongamos que estás haciendo una búsqueda. Posteás una posición en Zona Jobs o Bumeran. Recibís 200 CVs. Mirás cada uno de ellos y filtrás según tu criterio: de tal universidad, descartás; te gusta la foto, adentro. Avanzás hasta llegar a los 10 candidatos para entrevistar y de los cuales sale el postulante. Con Simple Candidate, una vez que reclutaste a esos primeros 200, los invitás a tomar un test online y obtenés un perfil de personalidad que nosotros cotejamos con lo que vos querés para tu empresa. Es un test en formato de juego, bien visual. Nuestro feedback será: de estos 200, enfocate en estas 20 personas que son las que tienen el mayor fit para el puesto que ofrecés y las mayores chances de integración positiva con la gente que ya tenés en tu equipo. Ahorrás tiempo porque procesás mucho más rápido a los candidatos y haces hincapié en esos pocos que valen la pena. 

CV: Lanzamos en junio de este año y ya pasaron por nuestra plataforma más de 500 candidatos. Y ahora agregamos un par de funcionalidades que permiten que la experiencia del candidato sea más interactiva. Por ejemplo, la generación de reportes de personalidad es colaborativa. El candidato que toma nuestro test luego tiene un derecho a réplica para agregar su opinión y puede invitar hasta 3 personas (amigos, ex-jefes, profesores de la universidad) para que opinen acerca del reporte.

¿Cómo resuelven el desarrollo tecnológico?
CV: Nos costó conseguir la pata de desarrollo porque hoy en día la del programador es una profesión muy demandada. Probamos con diferentes personas y finalmente conocimos a los chicos de Eryx, coworkers de La Maquinita, y estamos trabajando juntos. Cerramos un acuerdo de revenue sharings, o sea que no terciarizamos sino que los sumamos a la empresa.
RG: Uno siempre tiene el preconcepto de que para emprender hay que saber desarrollar. Pero yo creo que hay tres pilares que sostienen la base de un startup: diseño, negocio y desarrollo. Sin dudas, el desarrollo es el core del negocio. Pero si uno logra el diseño de concepto y se tienen buenas ideas en lo relativo a la administración del negocio, te podés involucrar en el desarrollo sin ser uno el que lo lleva a cabo.

Este año Simple Candidate fue acelerada por Incutex, ¿Qué tal fue esa experiencia?
RG: Cuando arrancaba el 2013 nos dimos cuenta de que era momento de acortar las improvisaciones. Decidimos buscar una aceleradora que nos marque el camino, que nos de visibilidad, medios, recursos. Nos gustó el modelo de Incutex que es de company building: seleccionan dos o tres startups por año para ‘construir empresa’. En junio quedamos seleccionados, justo cuando lanzábamos. Cuando estés empezando, el gran hito es el lanzamiento. Uno trabaja con toda para llegar a ese día y, en realidad, es recién ahí cuando comienza todo. Hay mucha gente que después del lanzamiento no sabe como avanzar. Entonces nos pareció que estaba bueno que nos guíen un poco durante esa etapa. Fue una experiencia positiva y recomendable.

¿Qué beneficios encuentran en el coworking?
RG: Al principio, estuvimos un mes yendo de una casa a la otra y la verdad es que no se puede trabajar así. Se mezcla todo. Se trabaja en momentos en los que no hay que trabajar. Se desorganiza tu vida en momentos en los que hay que tener claridad mental. Cuando conocimos La Maquinita, al ver el espacio abierto y dinámico dijimos: acá socializar no va a ser un problema. Por eso a un emprendedor que está empezando le diría que acepte la ayuda del otro. Porque uno supone que las relaciones públicas las puede manejar, sin saber lo que realmente suma este intercambio. Hay que confiar en el poder del networking.
CV: La verdad es que estamos aprovechando la sinergia que se da en un cowork space. Para nosotros La Maquinita es mucho más que un lugar con onda. Lo que más valoramos es la comunidad. Muchas de las cosas que hacemos se dan gracias  al intercambio con la gente de acá. Después de presentar nuestro proyecto en el Meet Your Neighbour, por ejemplo, Martín Fox, un desarrollador freelance, nos presentó a su hermana que trabaja en Deloite. Nubelo, una de las empresas maquineras, está probando nuestra herramienta. Conocimos a los chicos de Treta que nos comentaron las opciones que teníamos para presencia en medios, adwords, marketing digital. Cuando pensamos en dejar de trabajar desde nuestras casas, la idea era separar lo personal de lo laboral, pero no sabíamos que existían lugares en los que se diera todo esto.