Por Nubis Bruno, de Bitex.la

El Bitcoin viene muy optimista. Luego de operar a la baja por casi un año, el bitcoin tomó tracción y terminó el 2015 aumentando su precio de ~230 a ~450 USD: la moneda que más valor ganó en el año.

Todo se veía bien para continuar el ciclo alcista un poco más, con noticias de todo tipo sobre nuevas inversiones en empresas del ecosistema bitcoin y sus defensores ganando relevancia, como como Wences Cásares (de XAPO) siendo nombrado en el board de PayPalPero los más cautos esperaban una corrección cerca de los $350 antes de seguir subiendo. Finalmente sucedió lo peor: El Bitcoin 'murió para siempre'.

El motivo principal de esta muerte fue que Mike Hearn, uno de los desarrolladores respetados de la comunidad Bitcoin se fue de un portazo, al mejor estilo Chacho Álvarez. Es que hay que entender que el Bitcoin es un software libre, desarrollado por una comunidad, donde el consenso técnico y social tarda en llegar. Es un sistema más parecido a una sesión legislativa que al del directorio de una empresa privada. Mike estaba cansado de la forma en la que se tomaban las decisiones sobre el desarrollo del Bitcoin, y un poco decepcionado de que la comunidad no confiara lo suficiente en él como para aceptarlo como un 'dictador benevolente' que traiga más pragmatismo al proceso de toma de decisiones. Para los interesados sobre los detalles específicos de este episodio, pueden leer La despedida incendiaria de Mike Hearn, el comentario de Gavin Andersen, el primer desarrollador de Bitcoin, y una respuesta "punto por punto"

Afortunadamente, a las pocas horas de haber muerto para siempre, el estado de la monedita pasó a "vivo", como ocurrió otras 88 veces en el pasadoPero es interesante comprender la realidad de fondo que exasperó a Hearn y reafirmó el compromiso de otros jugadores: en el bitcoin no hay una entidad central que defina las reglas. El bitcoin, de hecho, más que un software, es una serie de reglas propuestas inicialmente por un Anónimo y aceptadas por consenso y conveniencia de todos los que usan Bitcoin como si fuera una moneda.

Hay varios roles en la red bitcoin. Están los llamados 'mineros' (aunque yo les digo escribanos), que son los que ponen los fierros y registran todas las transacciones en la red de forma segura y son recompensados con bitcoins por su trabajo. Están los usuarios que tienen monederos bitcoin y pagan comisiones a los mineros para que registren sus transacciones. Están las empresas que dan servicio a los usuarios, como por ejemplo Bitex.la que les permite cambiar Bitcoins por moneda local. Y, por último, están los desarrolladores de Bitcoin, que expresan esas reglas en el software que usan todos los anteriores, y buscan mejorarlo con funcionalidades que sean aceptables por todos.

El consenso en la comunidad es lo que le da valor al Bitcoin y existe un mecanismo muy sencillo para acomodarse ante el dicenso: partir la red. Como si Buenos Aires y el resto del país decidieran romper relaciones, estableciendo estados independientes con su propia moneda, donde los pesos de Buenos Aires no son aceptados en el resto de Argentina y viceversa. Si esta solución fuera sostenible en el tiempo por ambas partes entonces tendríamos dos monedas. Si una parte no pudiera sobrevivir por si misma, entonces consideraría más conveniente acoplarse nuevamente a la otra.

Lo más probable es que cada moneda por separado valga menos por ser menos útil que una que sirve en todo el territorio conjunto, pero en el Bitcoin no hay una
entidad central cuyo objetivo es tener una moneda que valga mucho como sucede con las monedas nacionales de los bancos centrales, sino que cada integrante por pequeño que sea tiene el mandato de hacer lo que mas le gusta, que es lo que estamos descubriendo gracias al Bitcoin y al movimiento filosófico que lo produjo.

En la actualidad, en el mundo Bitcoin hay dicenso sobre como mejorar los aspectos técnicos para lograr llegar a más usuarios. Algunos desarrolladores proponen crear redes accesorias para manejar las transacciones pequeñas (y fundan empresas privadas que desarrollan esas redes) y otros prefieren mantener todo dentro de la misma red monolítica donde el pago por un café y el pago por una casa tarden y cuesten lo mismo (si son iguales quizás termina siendo caro y lento para el café). En lo que sí hay consenso es en que nadie quiere que la red sea menos útil, son todos pro-bitcoin y es en donde tienen su inversión, por eso cuando el miedo provocado por la incertidumbre hace que el precio del bitcoin baje, entonces todos los involucrados se ponen bastante más comprensivos con el otro. Y triunfa el mercado.

Eso es lo que hizo que el Bitcoin se recupere y se estabilice hoy en el rango de los 360-390. El consenso sobre como escalar el bitcoin todavía no llegó, entonces puede ser que en el corto plazo algunos inversores se impacienten, o se den algún que otro portazo notable, bajando el precio y promoviendo un reality check muy necesario para volver a estar todos de acuerdo si es posible. 

Entonces, ¿Cómo está el clima del Bitcoin? Creo que es momento de crear una cuenta en Bitex.la, fondear con algunos dólares y esperar la oportunidad de alguna baja del precio por debajo de los 365 dólares para comprar. Si no tenés tiempo de seguir el precio o buscás una inversión de la cual olvidarte por un año mi recomendación es comprar en el momento en que tomes la decisión y seguir esta columna todos los meses para ver como viene tu inversión. Pero como con cualquier otro activo tan volátil, no es recomendable invertir dinero que no puedas darte el lujo de perder.