Luciano trabajaba en relación de dependencia y cansado de Microcentro un día dijo basta, sin saber qué iba a hacer después. “Si hacés las cosas bien se genera una rueda positiva”, dice, y fue esa rueda la que lo llevó a ser un engranaje activo de La Maquinita Palermo, desempeñándose como diseñador independiente y brindando capacitaciones sobre esa disciplina. ¡Conocelo en la siguiente nota!

 

Contanos un poco sobre vos: un hobby, un lugar en el mundo y un sueño.

Un hobby en particular no tengo, pero sí tengo muchos intereses: escucho mucha música,

leo ensayos y biografías, veo pelis, y también veo mucha data de mi disciplina.

Mi lugar en el mundo sería cualquiera en el cual haya playa y mar.

Y un sueño …tal vez un sueño sea poder vivir y trabajar algunos meses del año en una ciudad con mar.

¿En qué consiste tu trabajo diario?

Soy diseñador, me especializo en identidad y producción gráfica, y también hago capacitaciones y consultoría.

Mi trabajo diario se divide en varias partes, porque tengo distintos tipos de clientes: con algunos fijos trabajo determinados días en la semana, algunas horas en la empresa y otras (la gran mayoría) desde La Maqui. Con las capacitaciones me pasa lo mismo, si bien en empresa generalmente duran de uno a dos meses. Mi día a día es una especie de Tetris, combinando labores y horarios de la mejor manera posible.

¿Hace cuántos años te independizaste? ¿Te acordás del momento exacto en el que lo decidiste?

Hace cuatro años que me independicé, que fue el momento en el que renuncié a mi último trabajo en relación de dependencia. La verdad no sabía bien qué es lo que iba a hacer, pero sabía con seguridad que quería un cambio. En ese momento tenía un solo cliente asegurado, pero me mandé.

Al principio sentía mucha incertidumbre, tenía varios caminos de acción posibles pero no sabía cuál tomar. Cuando me agarraba ansiedad por toda la incertidumbre, me ponía a mandar CVs, y casi siempre iba a las entrevistas sin estar seguro de lo que estaba buscando.

Simultáneamente me empecé a poner en acción: hice un curso en el cmd de diseño y negocios que me sirvió un montón para mi desarrollo, además de hacerme dar cuenta de que yo no era el único que estaba en esa situación. Aproveché todo lo que pude y me capacité con toda charla, conferencia o libro que encontré. Fue un proceso intenso que realicé para intentar modificar la mentalidad con la que venía seteado.

Poco a poco noté que tenía ocho proyectos en mente a la vez, razón por la cual contraté los servicios de una coach que me ayudó a organizarme. Finalmente comencé por los más simples de poner en acción: dar capacitaciones, algo que quería hacer hace mucho tiempo, y proponerme sumar clientes como diseñador independiente. Apenas me decidí a enfocarme en esto, la primera semana de hecho, me contrataron de una editorial y de un mayorista para dar capacitaciones.

De ahí en más fui sumando trabajo, conociendo gente y ganándome más trabajo con la confianza. Si hacés las cosas bien, se genera una rueda positiva.

¿Te enfrentaste con algún contratiempo al principio? ¿Cómo lo afrontaste?

El primer contratiempo fue encontrar un lugar para trabajar y reunirme con clientes, así que lo primero que hice fue contratar un espacio de coworking por hora. Dos meses despues ya estaba viendo mejores opciones de espacios, y ahí fue cuando di con La Maquinita.

Al principio tenía mis dudas, porque pasaba a tener un espacio tiempo completo sin todavía tener muchos clientes. Creo que en ese momento lo veía más como un gasto que como una inversión, pero al mes y medio ya había duplicado mi cartera de clientes y había mejorado notablemente mis horarios dentro de un entorno que me motivaba a trabajar. Esto último también fue clave: para alguien que emprende algo nuevo, la motivación es esencial. De esa experiencia me quedó un gran aprendizaje: invertir en lo que uno hace es siempre la mejor inversión.

¿Qué ventajas tiene a tu criterio trabajar por tu cuenta? ¿Nunca  consideraste asociarte con alguien?

La mayor ventaja a mi criterio es la posibilidad de tener una gran variedad de clientes con la cual trabajar, y con el tiempo poder elegir también con quién no hacerlo.

En cuanto a asociarse, es algo que creo que se da naturalmente. Hasta el momento no se dio pero no lo descarto, me encantaría.

¿Qué es lo que más te divierte de tu trabajo?

Conocer gente todo el tiempo.

¿Qué es para vos emprender? ¿Qué te inspira a la hora de emprender?

Emprender para mi tiene que ver con una forma de proyectar tu vida, alineando tu trabajo y tus acciones a esa visión.

De acá a cinco años, ¿Qué te gustaría estar haciendo?

Trabajando parte del tiempo con encargos de clientes que me interesen, y la otra parte desarrollando proyectos personales por fuera del diseño, en ámbitos nuevos que impliquen nuevos desafíos.

¿Por qué elegís un espacio de coworking como La Maquinita?

Trabajé mucho tiempo en el centro y la última vez me juré no volver a hacerlo. Así que esa es la primera razón: la ubicación. Después está la buena onda que se genera entre todos los que trabajamos en La Maqui: de todos los espacios que conozco, ninguno genera algo como lo que genera La Maquinita Palermo.

¿Una frase que te inspire?

Life is service


¡Gracias Luciano por formar parte de la comunidad de La Maquinita Co.!