Durante el fin de semana pasado se llevó a cabo en La Maquinita. el primer Hackatón de Eklos by ABinBev en este caso para cervecería Quilmes. Veintidós equipos dedicaron todo el fin de semana al desarrollo de ideas para solucionar uno de los dos desafíos que planteó la marca: retornabilidad o experiencia de consumo en hogares.

¿Qué es un hackaton? La palabra ‘hackaton’ o ‘hackathon’ proviene de la unión de las palabras ‘hack’ y ‘marathon’. Es una maratón de desarrollo en la cual programadores, diseñadores, creativos y emprendedores de todo tipo se juntan en equipos a realizar un desarrollo colaborativo en un período corto de tiempo

El evento arrancó el sábado a las 10.00 am con un desayuno, una charla de bienvenida por parte de Eklos, y la presentación de los desafíos de la mano de la gente de Quilmes. Luego se dio el inicio al hacking: cada equipo se dirigió a su espacio designado y comenzó a cranear lo que estarían desarrollando durante las siguientes treinta horas, dividiendo tareas y tratando de optimizar el tiempo al máximo. 

El objetivo que llevó adelante a todos los equipos fue el intento de solucionar un problema, y su motor constante para llevarlo a cabo se basó en el trabajo colaborativo: establecer una comunicación eficaz entre todos los miembros del equipo, logrando que cada uno aporte desde su perfil conocimientos y experiencia que logren complementarse de manera funcional. 

Hojas garabateadas,  pizarras llenas de jeroglíficos, muchas tazas de café, gente dormida en pufs y hasta edificios de cartón formaron parte de la escenografía espontánea que se formó a lo largo de ambos días. Horas y horas en las cuales la sinergia y la colaboración flotaron en el ambiente entre ideas, sonidos de teclados arrasando alguna línea de código, papeles de caramelos y una ansiedad y expectativa generalizada.

A lo largo del hackaton hubo charlas motivacionales, mentoreo, una clase express de pitch de ideas y un team de Slack a disposición de todos los participantes, en el que los mismos podían despejar todo tipo de duda, a cualquier hora.

El domingo a las 15.00 se dio el cierre del hacking: todos los equipos presentaron sus ideas y prototipos en un pitch de cinco minutos frente a un jurado compuesto por referentes del ecosistema emprendedor y miembros de AB InBev. Hubo ideas de todo tipo: desde apps hasta máquinas pasando por bots, chopperas digitales y acciones en social media.

Una vez finalizadas las presentaciones, el jurado deliberó y llegó a sus tan esperadas conclusiones, dando lugar al momento de la verdad: saber qué equipo había ganado el primer y segundo puesto del hackaton, un viaje a Silicon Valley y 50.000 pesos respectivamente. El silencio expectante que reinaba en La Maquinita se vio cortado por los gritos y aplausos de y para No-Frost, el equipo que ganó el segundo lugar en la competencia, llevándose a casa los 50.000 pesos.

Los subcampeones tras recibir su premio dejaron lugar para la frutilla del postre: el primer y tan esperado puesto. Más silencio. Más ansiedad. Y de repente, la voz que anunciaba que  el viaje a San Francisco era para Goblets, el único equipo compuesto por cuatro maquineros. Peter Oriolo, Hernán Bloch, Gustavo Soler y Martin Fox inundaron la sala de gritos eufóricos, acompañados los aplausos, la emoción de todos los que los conocemos: la copa, esta vez, se quedó en casa. ¡Orgullo maquinero!

Para nosotros desde La Maquinita Co. es un honor haber sido hogar de un evento de estas características, aportando oportunidades al ecosistema emprendedor que buscamos potenciar todos los días.  Nuestra mirada está puesta en el emprendedor, y esta jornada nos demostró una vez más que estamos en el lugar correcto, un sector lleno de talento, oportunidades y una energía sinérgica y colaborativa arrolladora.

Desde nuestro lugar queremos felicitar a todos los participantes del hackaton por haber demostrado tan buen nivel y compromiso. La semana próxima se viene una nota exclusiva a los ganadores para conocer la experiencia desde su perspectiva, sus ideas, su proyecto y qué van a llevar en la valija rumbo a Silicon Valley.

Stay tuned.